A raíz de la incertidumbre sobre el suministro de granos por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, la Unión Europea (UE) podría levantar temporalmente el veto a las importaciones de cereales modificados genéticamente (GM) procedentes de Estados Unidos y Sudamérica como una medida para ayudar a los agricultores a combatir las interrupciones creadas por esta crisis.

 

La UE está considerando la posibilidad de establecer temporalmente una exención a la importación de granos genéticamente modificados que sean originarios de EE.UU. y Sudamérica, ya que la invasión de Rusia a Ucrania, uno de los mayores graneros del mundo, ha generado una conmoción sobre el suministro mundial de cereales y otros productos básicos.

 

En entrevista con Bloomberg News, Luis Planas, ministro de Agricultura de España, indicó que el posible levantamiento del veto de la UE a las importaciones de cereales GM podría considerarse como una ayuda a los agricultores que luchan contra las interrupciones puestas a las industrias de los cultivos y fertilizantes, lo que ha avivado los costos de los alimentos, que ya están en niveles récord.

 

España y Francia también han propuesto a la UE una exención a los productos agrícolas con trazas de herbicidas para aumentar las existencias y buscar proveedores alternativos, principalmente de maíz, clave para la producción de granos. “Esto es una llamada de atención para que pensemos en tener la capacidad de proporcionar seguridad alimentaria a nuestros 450 millones de ciudadanos. Necesitamos que la Unión Europea añada flexibilidad a las normas de importación de granos”, señaló el ministro español.

 

Planas planteó que el levantamiento del veto a las importaciones de granos podría suponer un cambio respecto a la estrategia del bloque “De la granja a la mesa”, que incluía objetivos para aumentar la producción ecológica y reducir el uso de pesticidas. Esta estrategia ha suscitado la preocupación de que se reduciría la producción de cultivos en uno de los mayores productores mundiales de productos agroalimentarios (España), mencionó la autoridad española.

 

Asimismo, añadió que cualquier importación adicional de cereales modificados genéticamente seguiría necesitando la aprobación de las autoridades de la UE y los estados miembros podrían decidir si la aceptan o no. El ministro de España dijo también se debería añadir objetivos para la producción de proteínas vegetales y fertilizantes como parte de su estrategia a largo plazo.

 

[Fuente: Bloomberg]