Desde el Servicio Nacional de Salud y Calidad Animal (Senacsa) promueven el uso prudente y responsable de los antimicrobianos por medio de reglas que ayudarán a proteger su eficacia y combatir las infecciones en animales de producción.

 

Considerando que la resistencia a los antimicrobianos (RAM) es, actualmente, un problema global que afecta la salud humana, la sanidad animal y el medio ambiente, el servicio veterinario oficial comparte cinco reglas para mejorar la utilización de estos medicamentos esenciales para los animales de producción.

 

Las recomendaciones compartidas forman parte de un proyecto impulsado por el Senacsa, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Unión Europea (UE), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para combatir la RAM.

 

El primer punto destacado para el uso correcto de los antimicrobianos es respetar las indicaciones del veterinario cuando los prescriba, los periodos de carencia y usarlos a medida que sean necesarios. “Los antimicrobianos no curan todas las infecciones”, señala el Senacsa.

 

Asimismo, se insta a utilizar la dosis de antimicrobianos que son indicadas por el veterinario. Los medicamentos comprados deben ser de vendedores autorizados y registrados por el Senacsa.

 

Por último, se recomienda el uso de antimicrobianos asociados a las Buenas Prácticas Ganaderas (BPG) y de higiene, al igual que los programas de vacunación.