Un grupo de científicos estadounidenses realizó recientemente un estudio que identifica variedades de trigo con resistencia a la roya amarilla, que ayudarían a los agricultores a utilizar menos productos químicos y ahorrar millones de dólares en aplicaciones.

 

Debido a que la roya amarilla (Puccinia Striiformis f.sp. tritici), también conocida como roya rayada, es una de las enfermedades del trigo más destructivas del mundo, especialmente en los Estados Unidos, investigadores del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos – Servicio de Investigación Agrícola (USDA-ARS) y la Universidad Estatal de Washington estudiaron genes de resistencia a la enfermedad en 616 variedades del cereal de primavera utilizando el enfoque de estudio de asociación de todo el genoma.

 

Para ayudar a desarrollar estas variedades, los científicos emplearon la plataforma GMS creada recientemente por la Unidad de Investigación de Salud, Genética y Calidad del Trigo del USDA/ARS, que reduce el costo, en gran medida, en comparación con los chips SNP de trigo (un tipo de micromatriz de ADN que se utiliza para detectar polimorfismos dentro de una población).

 

Si bien el control de la enfermedad es posible mediante el uso de productos químicos, estos pueden ser dañinos para los seres humanos, los animales y el medio ambiente, y la aplicación puede costar millones de dólares a la producción triguera. Por ese motivo, varios agricultores preferirían cultivar variedades de trigo que resistan a la roya amarilla y el desarrollo de tales variedades es una de las principales prioridades de los programas de mejoramiento del cereal.

 

Xianming Chen, investigador fitopatólogo del USDA ARS, señaló: “Probamos las variedades de trigo con cinco cepas predominantes del patógeno de la roya amarilla del trigo en condiciones controladas de invernadero y en lugares de campo con infección natural del patógeno, y las caracterizamos mediante una técnica de genotipado mediante secuenciación múltiple (GMS) y marcadores moleculares vinculados a informes previos de vgenes de resistencia a la roya rayada”.

 

Sobre el punto, Chen también destacó: “Identificamos 37 genes, incluidos 10 genes nuevos, que muestran resistencia a la roya amarilla».

 

Los productores de trigo deben elegir las variedades resistentes identificadas en este estudio. Su cultivo podrá reducir la aplicación de productos químicos y evitar el daño que causa esta enfermedad.

 

Así también, los mejoradores de trigo pueden utilizar estas variedades resistentes para desarrollar otras con una resistencia mejorada a la roya amarilla y otras características agronómicas deseables.

 

El estudio realizado por los científicos del USDA/ARS fue posible gracias a la plataforma GMS desarrollada por el laboratorio del coautor Deven See, una herramienta considerablemente más barata que otras plataformas existentes. A pesar de las dudas existentes por el uso del GMS, a Chen le sorprendió informar que los resultados obtenidos fueron mejores de lo esperado.

 

[Fuentes: Seed World y https://apsjournals.apsnet.org/doi/10.1094/PDIS-11-19-2402-RE]