El principal proveedor de carne bovina al mercado chileno durante el 2018 fue Brasil con 47 % del total en volumen y 42 % en valor, mientras que Paraguay tuvo que conformarse con el segundo lugar con 32 % y 35 % de participación, en volumen y valor, respectivamente, según los datos de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) de Chile.

 

Más atrás quedó Argentina, que tuvo un repunte importante. En ese lugar se ubicó luego de ser responsable del 17 % de la provisión de carne al mercado chileno. Por detrás aparecen Uruguay y Estados Unidos, con un 2 % de participación cada uno.

 

Se resalta la prácticamente salida de Uruguay del mercado chileno no por una cuestión de demanda, sino porque ha obtenido habilitaciones importantes en mercados de mayor jerarquía que le permiten acceder a mejores precios con relación a los ofrecidos por Chile.

 

Paraguay durante el 2017 fue el mayor proveedor de carne a Chile, con un 52 % de participación al finalizar la temporada.

 

No obstante, el año pasado nuestro país tuvo que resignarse ante una avalancha de carne ingresada desde Brasil a territorio chileno, luego de que el gigante sudamericano recibiera la negativa rusa durante el 2018 como proveedor de carne bovina.

 

El país trasandino registró importaciones de carne bovina refrigerada de 200 206 toneladas a un valor CIF USD de 990.9 millones.