La Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) confirmó la resistencia a inhibidores de ALS y 2,4D en biotipos del sudoeste de Buenos Aires.

“El mayor inconveniente que ocasiona esta especie de crecimiento invernal es en los cultivos de trigo y cebada, en los que frecuentemente se utilizan herbicidas del grupo de los ALS y 2,4-D para controlarla junto a muchas otras malezas”, destacaron desde Aapresid sobre la resistencia de la Hirschfeldia incana, conocida vulgarmente como “nabo” o “nabillo”.

La red REM (Red de conocimiento en malezas resistentes) ya había alertado a mediados de abril sobre la posible resistencia del biotipo.

Del informe de Aapresid se desprende que “la población CF de H. incana, resistente a inhibidores de ALS, sería aún con índices de resistencia bajos, el primer caso documentado de resistencia a 2,4-D constituyendo también el primer caso de resistencia múltiple en esta especie según Heap (2017). En tanto, “la población CM, resistente a ALS no mostró resistencia a 2,4-D”.

Para el ensayo se utilizó una formulación comercial de 2,4-D Ester butílico (97% e.a.) y se emplearon macetas de 3 litros con suelo agrícola salvo el ensayo 1.2 (0.5 litros).

Semanas atrás, en Brasil también se elevó la confirmación de la resistencia al Paraquat, situación que sigue complicando la actividad del productor para controlar las malezas.

Se insiste en realizar la rotación de principios activos para reducir las probabilidades de tener resistencia en los cultivos.

Fuente: Agrofy/Aapresid