La variabilidad climática presentada en esta campaña de soja 2023/24 comienza a preocupar sobre la expectativa de cosecha de la oleaginosa, que, con una estimación de entre 8,9 y 9 millones de toneladas, estaría lejos de ser de un volumen récord, según comentó el Ing. Agr. Luis Cubilla, asesor agrícola de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), durante la evaluación del 2023 y proyección del nuevo año, que se realizó este jueves en Asunción.

 

Ante el avance de la presente campaña de soja, el profesional de larga trayectoria estimó que se presentaron enormes complicaciones para efectuar de manera efectiva la siembra del principal rubro de renta.

 

Agregó que en zonas bajas la cuestión es dramática porque en muchos casos la soja se ha perdido en un 100 %. En contrapartida, en el norte, la sequía al inicio de la siembra demoró bastante el plan de trabajo.

 

Acotó que recién en las últimas semanas comenzaron a mejorar las condiciones y, en consecuencia, avanza la siembra. A esto se suman casos de eventos extremos como granizadas, excesos de agua y otros puntos, que reducen el potencial productivo de la oleaginosa.

 

“Esta campaña no va a ser la mejor, pero tendremos una producción moderada. Debemos seguir haciendo el monitoreo correspondiente para ajustar ese volumen de cosecha”, agregó.