Con una capacidad operativa de 60 fardos por hora, es decir, entre 800 y 900 toneladas de algodón en bruto (en rama) por día y con el propósito de acompañar el desarrollo del algodón en la región Occidental, luego de meses de arduo trabajo y una inversión de más de USD 12 millones en la primera etapa, la Cooperativa Chortitzer Ltda. inauguró hoy su segunda desmotadora en el Chaco, lo que representa un hito para la entidad, destacó Oliver Wiebe, gerente de Planta Algodonera.

 

La nueva y moderna planta, ubicada a 14 km de la ciudad de Loma Plata, departamento de Boquerón, y a 18 km de la ruta Bioceánica, empezó a operar en el segundo semestre de este año y hasta el momento ya fueron procesadas más de 15 000 toneladas de algodón.

 

Conferencia de prensa de los directivos de la cooperativa / Productiva C&M.

Wiebe destacó que es un orgullo para la cooperativa contar con una segunda planta algodonera, que se encuentra en una zona industrial estratégica para el acopio y la comercialización de la materia prima.

 

La desmotadora tiene una capacidad máxima de 60 fardos por hora, es decir, entre 800 y 900 toneladas de algodón en rama por día, equivalente a 11 contenedores de fibra y 14 cargas de semillas por día.

 

Indicó que los primeros movimientos de suelo comenzaron en agosto de 2022 y el plan establecido desde un principio fue poner a operar la planta durante el segundo semestre de 2023, a fin de procesar todo el algodón correspondiente a la zafra de este año, es decir, unas 70 000 toneladas. En total, destacó que fueron 390 días de trabajo hasta conseguir el primer fardo.

 

“Si hubiéramos tenido que procesar toda la cosecha con la antigua planta, el procesamiento hubiera llevado hasta agosto del 2024 ya con la nueva cosecha”, precisó.

 

La planta se ubica en un predio de 100 hectáreas, en el cual se hizo un movimiento de suelo de 100 000 m3, incluyendo la preparación misma de la estructura y el drenaje de agua. La superficie construida es de alrededor de 10 000 m2, que alberga tres galpones principales: sala de máquinas, almacenamiento de unas 9000 toneladas de semillas y otro para almacenamiento y embarque de la fibra de algodón.

 

Wiebe precisó que entre socios y no socios suman hasta el momento 150 productores de la zona, además la planta cuenta con un plantel de casi 70 colaboradores en forma directa que trabajan en turnos de 24 horas durante seis días a la semana.

 

El proceso de desmote consiste en sacar la mayor cantidad de impurezas del algodón en rama, hacer la separación de la fibra (30 % del peso bruto) y semillas (más del 50 %), mientras que el resto corresponde a la fibrilla, fibra corta, entre otras impurezas.

 

Al respecto, la nueva planta tiene una gran capacidad de limpieza y secado del algodón en rama. Además, cuenta con un sistema semiautomatizado de gestión de humedad, desde la alimentación de la desmotadora, cuya tecnología es única, hasta el producto final, destacó Wiebe.

 

Precisó, por último, que la exportación de fibra de este año ha sido casi en su totalidad para exportación y tuvo como destinos a Alemania, Turquía, Bangladesh, Indonesia y Vietman.