Con el impacto de la sequía sobre las primeras siembras de soja, en Itapúa se estima una pérdida de productividad que llegaría al 30 %, indicó a Nación Productiva el Ing Agr. Ariel Tischler, consultor independiente y director de El Campo Productivo SRL. Se espera, en tanto, una recuperación de las medias y tardías.

 

De acuerdo con los reportes de sus asesorados de la zona de Itapúa, Tischler comentó al programa Nación Productiva que se espera una merma del 25 al 30 % en la productividad de las primeras siembras registradas en agosto y setiembre del 2022.

 

El consultor independiente explicó que la siembra tempranera de la soja en Itapúa tuvo un buen arranque debido a las buenas condiciones de lluvias. No obstante, el estrés hídrico y las erráticas precipitaciones de los meses siguientes incidieron en la disparidad de productividad en diferentes áreas de los agricultores de esta zona.

 

Por el contrario, se espera que las siembras medias y tardías recuperen gran parte de las pérdidas registradas, atendiendo a que las últimas lluvias que cayeron fueron buenas. “Queremos ser optimistas con estas áreas y los precios internacionales nos motivan a invertir en estas parcelas”, destacó.