Considerando la importancia de realizar un adecuado manejo de los cultivos Bt liberados en el país (algodón, soja y maíz), la Cámara de Fitosanitarios y Fertilizantes (Cafyf) realizó una capacitación online, con el objetivo de orientar acerca de las características de estos materiales y los cuidados que deben tener para que expresen todo su potencial.

 

El seminario web, desarrollado en forma virtual el pasado 30 de setiembre, se enfocó en los “Cultivos transgénicos liberados en Paraguay para para el control de plagas”. La capacitación estuvo a cargo del Ing. Agr. M. Sc Víctor Gómez, quien habló acerca de los materiales genéticamente modificados de algodón, soja y maíz liberados en Paraguay, de los insectos que controlan y no controlan estas tecnologías, así como del manejo que deben tener y la implementación del refugio.

 

El disertante explicó que, en la actualidad, existe un avance importante en el control de plagas claves de los cultivos gracias a la introducción de los materiales genéticamente modificados (GM) con eventos de toxinas Bt incorporadas a las plantas (Cry y Vip).

 

Recordó que la liberación oficial en Paraguay se realizó a partir del 2011 y hasta el momento existen 40 eventos liberados por el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave).

 

Destacó que el principal beneficio de los cultivos transgénicos es la resistencia a las plagas más importantes que atacan las producciones agrícolas. Sin embargo, puntualizó que dicha característica debe ir acompañada de un adecuado manejo de la tecnología.

 

Al respecto, mencionó que entre los manejos de los cultivos Bt se encuentra la utilización de los refugios, es decir, el empleo de variedades híbridas o convencionales, que no tienen incorporado el gen de resistencia, ya sean cultivadas en fajas o bloques en un 10 al 20 % del total del área plantada.

 

El profesional explicó que esta práctica promueve la multiplicación de insectos plagas considerados susceptibles a los cultivos Bt en los refugios, pues estos emigran al área del cultivo GM y se cruzan con los que sobrevivieron a la tecnología y que, por tanto, son considerados resistentes.

 

El objetivo de esta técnica es que los descendientes de esta cruza sean insectos susceptibles al cultivo Bt y de esta manera se previene la multiplicación masiva de insectos resistentes, lo que le da mayor vida útil a la tecnología y evita los daños del insecto al cultivo.

 

Gómez también señaló que en el caso de no instalar los refugios recomendados, existe un potencial peligro de pérdida de eficacia de los cultivos Bt, debido a la presión de selección de insectos resistentes y su proliferación en todo el plantío.

 

Durante la presentación el profesional recomendó la realización del muestreo semanal de los cultivos, de modo a verificar la presencia y daño de las plagas a los cultivos. Con base en esta información, sugirió realizar siempre las aplicaciones de insecticidas adecuados para el control, considerando la rotación de los mecanismos de acción en aplicaciones repetidas para prevenir la resistencia.

 

Por último, destacó la necesidad de realizar trabajos de investigación sobre el monitoreo de la resistencia de poblaciones de insectos de diferentes zonas de producción a los cultivos Bt. “Esta información básica brindará una proyección del comportamiento de las plagas ante los cultivos y nos auxiliará al mejor manejo de los cultivos genéticamente modificados”, acotó Gómez.

 

[Fuente: Cafyf]