Llegando a la etapa final de cosecha, los trabajos avanzan de manera lenta, ya que son interrumpidos por las lluvias que se presentaron en estos días. Se estima que hasta el final de febrero se cosechó 96 % del área total del país, con un rinde promedio de 2650 kg por hectárea, según datos de la Consultora DasAgro.

 

Esther Storch, propietaria de DasAgro, indicó que la producción total de soja de verano está proyectada en 7,65 millones de toneladas, que representa un quiebre de 18 % en esta zafra (verano), considerando la base inicial de expectativa de 9,4 millones de toneladas.

 

“El pico de cosecha se dio dentro de las primeras dos semanas de febrero y el mercado pareció no sentir esa disponibilidad de granos. Las estructuras dentro de la cadena de acopios, la logística y tampoco los puertos han sentido esa oferta de granos que suele ser bastante masiva en años de producción llena”, enfatizó.

 

Al final de febrero del año pasado la cosecha alcanzaba 75 % del área, que significaba 2,14 millones de hectáreas, mientras que la producción en ese momento registraba 6,6 millones de toneladas con rindes promedios de 3090 kg por hectárea.

 

Señala, además, que en los departamentos de la región norte-RN (Amambay, Concepción y San Pedro), que representan el 12 % de la superficie sembrada, la cosecha está finiquitada, con rindes promedios finales de 2060 kg por hectárea.

 

En tanto que en los departamentos de la región central-RC (Caaguazú y Guairá), que comprenden el 14 % del total de siembra a nivel país, la cosecha está llegando a su etapa final. Se estima que 99 % del área está cosechada con rindes promedios finales de 2780 kg por hectárea.

 

Sin embargo, en los departamentos de la región sur-RS (Itapúa, Caazapá y Misiones), que constituyen el 25% del área total de soja de verano, la cosecha no pudo avanzar muy rápidamente debido a las recurrentes lluvias sobre los campos. Se estima que aproximadamente el 83 % de los campos de soja se terminaron de cosechar y aunque en la semana de colecta los rindes fueron más bajos, por debajo de 2700 kg por hectárea, los promedios acumulados deberán terminar alrededor de 2800 kg por hectárea.

 

En los departamentos de la región este-RE (Alto Paraná y Canindeyú), cuya participación asciende a 47 % del área total de soja sembrada en el país, el 99 % de los campos están con la cosecha terminada y los rindes en esta última semana estuvieron por debajo de 2500 kg por hectárea y el promedio acumulado final se proyecta en torno a 2700 kg.