Varias capacitaciones dirigidas a docentes de escuelas agrícolas, técnicos, gremios y cooperativistas del agronegocio de Paraguay, así como a industrias semilleras de Bolivia fueron desarrolladas por el Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio), en conjunto con otras instituciones de Argentina y Bolivia, a fin de impulsar los conocimientos en biotecnología y las investigaciones realizadas para mejorar la producción agrícola.

 

Con el propósito de capacitar a más personas sobre la importancia de la biotecnología y sus alcances en la vida diaria, el Consejo Argentino para la Información y el desarrollo de la Biotecnología (ArgenBio) y el Inbio se unieron para desarrollar la capacitación virtual para docentes y técnicos de las escuelas agrícolas de la Dirección de Escuelas Agrícolas del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

 

El curso tuvo seis capítulos desarrollados por María Luz Zapiola, Ingeniera en Producción Agropecuaria de ArgenBio. Algunos temas destacados fueron la Introducción a la biotecnología tradicional y moderna, Las proteínas recombinantes y Cultivos transgénicos.

 

La jornada finalizó con una charla en streaming con más de 60 participantes, en donde también disertó la Ing. Agr. Estela Ojeda, gerente general de Inbio, sobre la realidad de Paraguay en biotecnología y su impacto en la agricultura.

 

Por otra parte, Ojeda se encargó también de exportar conocimientos, ya que participó en calidad de disertante en la capacitación a técnicos semilleros de Bolivia, cuyo tema fue la Tecnología para construir y preservar la calidad de las semillas. La organización estuvo a cargo del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) y el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierra de Bolivia.

 

La gerente general del Inbio habló sobre los factores que afectan desde el campo a la producción de semillas y la experiencia obtenida en nuestro país.

 

Inbio se encuentra presente en el mercado boliviano con las variedades de Sojapar R75, Sojapar R19 y Sojapar R24, las cuales tienen gran aceptación por los productores de ese país por ser resistentes a una de las principales enfermedades que causan grandes pérdidas económicas: la roya.

 

Las variedades de Sojapar adquirieron gran relevancia en el mercado regional por sus óptimas características, entre ellas buen rendimiento, rusticidad y sanidad.

 

[Fuente: Inbio]