El inicio de la campaña de agrícola 2020/2021 enfrenta varios desafíos y uno de ellos es la dificultad para sembrar debido a la actual sequía, pero a pesar de esto los productores de soja se mantienen optimistas y tienen la esperanza de alcanzar resultados que contribuyan a la reactivación económica del país, según la Unión de Gremios de la Producción (UGP).

 

Cristi Zorrilla, presidente de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP), filial Caaguazú, señaló que “en este año se presenta nuevamente un estrés hídrico grave que impide arrancar la siembra, necesitamos mucha humedad. A pesar de este inconveniente estamos con expectativas altas de lograr una producción agrícola que levante la economía del país luego de esta pandemia”.

 

Sobre la situación del departamento de Itapúa, Lauro Fischer, técnico agrícola de la zona, mencionó que ante el poco éxito con el trigo los agricultores apuestan con más razón por la producción de soja.

 

“Por aquí hubo más lluvias que en otros departamentos y algunos agricultores ya están sembrando con esperanzas de recuperarse luego del gran golpe que tuvieron con la pérdida del trigo por la helada”, aseveró Fischer.

 

Por su parte, Héctor Cristaldo, titular de la UGP, explicó que el consumo de commodities se incrementará a medida que avanzan las cosas. “El dinamismo comercial desaceleró en su momento (al inicio del pico de la COVID-19) y esperamos no volver a esos escenarios de nuevo, pues ahora hay más experiencia en el manejo de la pandemia. Creemos que la demanda será sostenida porque la gente tiene que seguir alimentándose. El mundo va a requerir más alimentos y somos los que tenemos las condiciones de proveerlos. Paraguay es uno de los 10 mayores exportadores de soja y carne”, añadió.

 

[Fuente: UGP]