El sector ganadero de la región va por buen camino, teniendo en cuenta el avance observado en la ganadería de Paraguay, Brasil y Uruguay. Entre estos países, las mejoras abarcan desde buenos precios, un nuevo plan de lucha contra la fiebre aftosa y un nivel alto del poder adquisitivo por parte de productores, de acuerdo con el análisis de Agrofy News.

 

En cuanto a Paraguay, el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) no descarta que se deje de vacunar contra la fiebre aftosa. Sobre el punto, la institución presentó ante las autoridades sanitarias regionales un nuevo plan de lucha contra la fiebre aftosa en Paraguay que contempla un cronograma de disminución gradual de la vacunación.

 

El proyecto ya pasó de tres campañas por año a dos y la meta es bajarlo gradualmente hasta llegar a una sola campaña de vacunación anual, según indicó el presidente del ente, José Carlos Martin Campercholi. El objetivo es dejar de vacunar contra este mal para conseguir el estatus de país libre de fiebre aftosa sin vacunación, siguiendo todos los parámetros establecidos en el Plan Hemisférico de Erradicación de la Fiebre Aftosa (Phefa).

 

En Brasil el poder adquisitivo de los ganaderos ha alcanzado su nivel más alto en seis años desde febrero de 2013. De acuerdo con los datos del Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada (Cepea/ Esalq/USP), el incremento en el valor del novillo gordo fue mayor que el de la reposición, un alza del precio del novillo gordo en el mercado de San Pablo equivalente al 36 % mientras que el valor del ternero acumula un incremento del 20,2 %.

 

Respecto a las reposiciones, los niveles de la ganadería brasileña (medido en arrobas) son de 7.34 comparado con los 8.31 resultantes en el mismo período del año pasado, lo que representa un aumento del 11,74 % en el poder de compra. La recuperación del poder adquisitivo de las últimas semanas se produce después de un importante deterioro a lo largo de 2019, con precios del ternero en alza producto de la escasa oferta causada por la elevada faena de madres en los últimos años.

 

En el caso de Uruguay, a pesar de la suba de precios que registró la carne bovina en China a principios de noviembre, la industria advierte posibles cancelaciones de sus compromisos.

 

En ese sentido, Marcelo Secco, CEO (director ejecutivo) del Grupo Marfrig para el Cono Sur, explicó al diario El País que algunas industrias informan “compromisos cancelados” y “demoras en los pagos de adelantos de precarga de contenedores”, aspectos que habitualmente han sucedido cuando los mercados llegan a su techo de valores.

 

Ante esta situación, China se mantiene con interrogantes respecto a la disponibilidad de carne de cerdo oficial que compró el gobierno y hoy está insertando al mercado, sumado a los altos precios por carne bovina que se validó en la última feria y las expectativas de ventas y consumo del año nuevo chino durante la segunda quincena de enero. Los frigoríficos que precisan vender hoy consiguen valores con una baja de entre USD 1 000 y USD 1 500 por tonelada.

 

[Fuente: Agrofy News]