Agricultores de algunos departamentos productivos del país reportaron que hubo un aumento de los niveles de humedad en el suelo, tras las últimas lluvias registradas, lo que favorece al desarrollo de los cultivos de maíz y trigo. Para ciertas zonas, sin embargo, las precipitaciones ya fueron tardías.

 

Las precipitaciones registradas la semana pasada en zonas productivas de nuestro país permitieron que mejoraran las condiciones de humedad en el suelo, lo que beneficiará a los cultivos de maíz y trigo en Itapúa y Alto Paraná, señala el boletín de la Unión de Gremios de la Producción (UGP). Sin embargo, en Caaguazú las lluvias llegaron tarde.

 

Sobre esta situación, Lauro Fischer, técnico agrícola del departamento de Itapúa, mencionó que por la zona “llovió 100 milímetros en tres días y los cultivos están excelentes. Sin embargo, algunas plantas de maíz se cayeron con el viento”.

 

Aurio Frighetto, productor y representante de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP) en Alto Paraná, por su parte, señaló que en el departamento las lluvias llegaron hasta los 130 milímetros. “El maíz está en etapa de llenado de granos, con un buen desarrollo, hay parcelas que ya tienen choclo. En cuanto al trigo, está evolucionando muy bien y no se prevén heladas por el momento”, acotó.

 

Por otro lado, las precipitaciones llegaron tarde para cultivos de la zona de Caaguazú, ya que se reportaron lluvias de 65 a 90 milímetros. Al respecto, Cristi Zorrilla, presidente de la CAP de este departamento, informó: “Lamentablemente, aquí llegaron un poco tarde las lluvias para el maíz y el trigo, este último ya germinó disparejo y ya queda así”.

 

En el caso del cultivo del maíz, Zorrilla comentó que si hubiese llovido unos 20 días antes se tendrían mejores expectativas de rendimiento. “Por ahora las perspectivas de rindes están por debajo de los 3500 kg por hectárea inclusive”, mencionó el presidente de la CAP de Caaguazú.

 

De acuerdo con los reportes, se menciona que la cosecha del maíz se realizará el próximo mes.

 

Informe meteorológico. El informe climático del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio) muestra que en junio la distribución de lluvias es bastante favorable en algunas zonas donde se observaron registros importantes, abarcando el noreste, centro y sur de la región Oriental. Señala que los niveles más elevados estuvieron en el rango de los 150 a 200 milímetros, lo que ha favorecido a los cultivos de la temporada.

 

Para julio el régimen pluviométrico será considerablemente menor, una condición característica de la época, generando de esta manera registros variables de precipitaciones sobre el territorio nacional, acumulando niveles máximos entre 100 a 150 milímetros para este periodo, específicamente, en el sur de la región Oriental.