El tercer mes de este 2019 presentará un escenario más benigno con relación a enero y febrero, ya que se prevén lluvias moderadas a abundantes, con una variación de 75 a 200 mm para toda la zona productiva de la región Oriental, en tanto que para el Chaco se esperan precipitaciones moderadamente por encima de lo normal, pero sin alcanzar valores extremos, según el informe del agroclimatólogo Eduardo Sierra.

 

Ing. Agr. Eduardo Sierra

En Itapúa se espera un nivel de precipitaciones de 100 a 200 mm que ayudará a devolver la humedad suficiente al suelo. A su vez, en Alto Paraná caerán de 75 a 150 mm, un tanto por debajo del nivel estimado en Itapúa; sin embargo, será suficiente para ayudar al buen desarrollo de los cultivos de entrezafra.

 

En Canindeyú se aguardan precipitaciones de 75 a 100 mm, mientras que más al norte la situación mejora, principalmente en Amambay, donde se esperan guarismos de 150 mm de lluvias, inclusive.

 

A Caaguazú no llegará la misma cantidad de agua que otros departamentos, pero tendrá alrededor de 75 y 100 mm de precipitaciones durante el tercer mes del año. La misma condición se perfila para el departamento de San Pedro.

 

Chaco
En cuanto al Chaco, en el margen izquierdo de Alto Paraguay se prevén niveles de precipitaciones de entre 200 y 300 mm. En el resto de la región Occidental se estiman precipitaciones de 75 a 150 mm.

 

En general, habrá precipitaciones moderadamente por encima de lo normal y con una distribución espacial muy heterogénea, pero sin alcanzar valores extremos, capaces de producir inundaciones, como sucedería en un escenario de El Niño.

 

No obstante, el contexto previsto no estará exento de riesgos. Aunque los procesos atmosféricos no serán tan intensos como en El Niño, alcanzarán un vigor superior a lo normal, comenzando con prolongados lapsos cálidos y húmedos, seguidos de precipitaciones tipo tormentas localizadas severas, con posibilidad de aguaceros torrenciales, granizo y vientos, finalizando con marcados descensos térmicos.

 

Este escenario favorecerá a los cultivos, tanto a los de la cosecha fina, que están en maduración y colecta, como a los de la cosecha gruesa, que están en sus etapas vegetativas y pronto comenzarán las reproductivas.

 

Debido a los escasos cambios observados por el sistema climático, se mantienen los rasgos generales de la perspectiva expuesta en los informes anteriores de esta serie.

 

Situación regional
La región Oriental de Paraguay, la mayor parte del área agrícola de Brasil, el este del Chaco argentino, la Mesopotamia, Uruguay, el este de Cuyo y el centro y el este de la región pampeana recibirán precipitaciones moderadas a abundantes, con escaso riesgo de tormentas severas.

 

Los lapsos cálidos y lluviosos se alternarán con cortos pero intensos descensos térmicos tardíos, aunque sin riesgo de heladas.

 

Debido a los escasos cambios observados por el sistema climático, se mantiene la perspectiva expuesta en los informes anteriores de esta serie. La circulación tropical se mantendrá levemente por encima de su nivel medio, aportando calor y humedad a gran parte del área agrícola.

 

Un amplio foco con actividad superior a lo normal persistirá sobre Perú, Bolivia, el NOA, Paraguay, la mayor parte del área agrícola de Brasil, la región del Chaco, el este de la región pampeana, la mayor parte de la Mesopotamia y la mayor parte de Uruguay, con precipitaciones muy abundantes y tormentas severas.

 

[Material publicado en la edición Nº 52 de la Revista Productiva]

icon-camera : diariodemocracia.com]