La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ponen en marcha una serie de seminarios virtuales como parte de una iniciativa para controlar el impacto de la peste porcina africana (PPA) a nivel mundial.

 

Durante esta semana, del 26 al 30 de octubre, ambas instituciones desarrollarán por primera vez un evento de llamado a la acción para involucrar a los países afectados por la enfermedad en la detención de la propagación de la PPA.

 

Es una serie de seminarios virtuales, cuyos objetivos son revisar las herramientas, los mecanismos y las prácticas existentes y desarrolladas recientemente para abordar el ingreso y la propagación de la peste porcina africana, además de hacer un llamado global a la acción para adoptar e implementar la Iniciativa GF-TADs para el Control Global de la PPA.

 

En el evento participarán representantes gubernamentales, veterinarios y especialistas de todo el mundo, que compartirán conocimientos y experiencias sobre herramientas, enfoques e investigación de vanguardia. Las acciones coordinadas como parte de la iniciativa fortalecerán la resiliencia utilizando orientación práctica, adecuada a las necesidades y contextos específicos.

 

Cada vez más la enfermedad muestra un avance importante y ha afectado la seguridad alimentaria y los medios de vida de algunas de las poblaciones más vulnerables del mundo. Tanto la FAO como la OIE están pidiendo a todas las naciones y miembros que unan fuerzas para mantener esta mortal enfermedad porcina a raya bajo una nueva iniciativa.

 

Por tal motivo, la Iniciativa de Control Global de la PPA, lanzada recientemente dentro del Marco Global para el Control Progresivo de las Enfermedades Transfronterizas de los Animales, apoya a los actores en todos los niveles para coordinar y fortalecer las medidas de control para minimizar el impacto de esta compleja y desafiante enfermedad.

 

La enfermedad contagiosa ha ocasionado la pérdida de más de 7 millones de cerdos solo en Asia, desde que llegó a esa región. Actualmente, más de 50 países de África, Asia y Europa se encuentran afectados y las américas están tratando de evitar la incursión en su territorio.

 

En ese sentido, QU Dongyu, director general de la FAO, señaló: «Nuestro objetivo es prevenir la propagación y, en última instancia, erradicar esta enfermedad, aprovechando la ciencia más reciente, las mejores prácticas y los estándares internacionales. Si no se controla, esta enfermedad pondrá en peligro el progreso hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible».

 

Dongyu insta a las partes interesadas a que tomen medidas para detener la propagación de la enfermedad, promover la salud y el bienestar de los animales y salvaguardar los medios de vida de los agricultores.

 

Monique Eloit, directora general de la OIE, puntualizó que “en la actualidad, ningún país está a salvo de la peste porcina africana”. Explica que «el número de países de todo el mundo que notifican brotes a la OIE sigue aumentando. Esto corresponde al mayor brote de enfermedades animales de nuestra generación».

 

Eloit enfatiza la necesidad de una inversión continua en servicios veterinarios y la implementación efectiva de las normas internacionales, en particular las relacionadas con la bioseguridad y la vigilancia, para poner la enfermedad bajo control global.

 

La PPA causa hasta un 100 % de mortalidad en los cerdos domésticos y salvajes y no existe una vacuna eficaz. Aunque no es infecciosa para los seres humanos, la producción porcina es fundamental para muchas economías y para la seguridad alimentaria y los medios de vida de millones de personas.

 

La enfermedad mortal continúa extendiendo su alcance, causando más daños en las consecuencias socioeconómicas de la COVID-19.

 

La peste porcina africana es una enfermedad compleja que sobrevive en los productos porcinos y persiste en el medio ambiente durante períodos prolongados, lo que dificulta mucho su control y erradicación. Los casos en jabalíes también son motivo de preocupación no solo por su posible implicación en la transmisión de enfermedades, sino también para la biodiversidad y la gestión de la vida silvestre.

 

Dentro del llamado a la acción, se señala que el control global de la PPA no puede ser logrado por un sector o un país solo. Es por eso, que a través de un esfuerzo coordinado, todos los actores de la cadena de producción porcina que se unen a la Iniciativa de Control Global de la PPA GF-TADs pueden llevar a cabo acciones preventivas.

 

Entre los trabajos destacados se mencionan puntos como proteger los medios de vida de las comunidades vulnerables, contribuir a estabilizar el sector de la producción porcina, así como los precios de la carne y los piensos en el comercio regional e internacional y contribuir así a la seguridad alimentaria, por citar algunos.

 

Asimismo, como parte de la Iniciativa GF-TADs de Control Global de la PPA, la FAO y la OIE instan a los miembros y socios a establecer un análisis de riesgos nacionales y reforzar la gestión de riesgos, mantener un alto nivel de conciencia sobre la mitigación del riesgo de PPA, reforzar y mantener la inspección fronteriza para prevenir la propagación de enfermedades.

 

Otras medidas que ayudarán al control de la enfermedad son el desarrollo de un enfoque holístico para el control de la PPA en la vida silvestre, teniendo en cuenta todos los tipos de cerdos. Se insta a fomentar la solidaridad y la cooperación entre países con distintos niveles de experiencia, recursos y capacidad para la prevención y el control de la PPA y la asociación público-privada para la inversión en mitigación y gestión de riesgos de PPA.

 

[Fuente: https://www.nationalhogfarmer.com/animal-health/fao-oie-kick-initiative-stop-spread-african-swine-fever]