Un fuerte desplome en las posiciones especulativas de los commodities agrícolas se registró este jueves en la Bolsa de Valores de Chicago, siendo el complejo sojero uno de los más afectados por estas pérdidas, informa la corredora de cereales Grassi S.A.

 

En la jornada de ayer se observó un desarme masivo de posiciones por parte de los fondos especulativos en Chicago, lo que ocasionó grandes pérdidas en commodities agrícolas, principalmente en el complejo sojero.

 

SOJA. Este jueves la soja cerró con fuertes bajas. Las posiciones de julio (USD 487,04), agosto (USD 474,36) y setiembre (USD 460,21) retrocedieron USD 45,19, USD 40,79 y USD 38,58, respectivamente.

 

Asimismo, los valores de los derivados de la oleaginosa registraron una fuerte caída. En el caso del aceite, las pérdidas superan los 100 USD/t por temor a un menor uso para biocombustibles, en tanto que las cifras bajistas en la harina de soja pasaron los 15 USD/t.

 

Según Grassi S.A., el clima beneficiaría el desarrollo de los cuadros en Estados Unidos, con lluvias y temperaturas moderadas. Por su parte, la producción no sufriría mayores amenazas, mientras que preocupa el futuro de la demanda interna.

 

MAÍZ. El contrato de julio del maíz cerró con USD 249,20, una pérdida de 15,75 USD/t, mientras que las posiciones más lejanas como setiembre (USD 215,93) y diciembre (USD 209,64) obtuvieron el mismo descenso que la posición más cercana.

 

El informe destaca un panorama climático favorable en el cinturón maicero y perspectivas de menor demanda interna para producción de etanol. Por otro lado, se observa al petróleo en retroceso y una firmeza del dólar que operaban en igual sentido.

 

TRIGO. El trigo no fue la excepción, ya que los precios se redujeron 8,45 USD/t (julio USD 235,07), 8,18 USD/t (setiembre USD 236,45) y 8,08 USD/t (diciembre USD 238,83) en sus principales posiciones. Se menciona que el alza del dólar contra demás monedas del mundo quitaba competitividad al trigo americano.

 

Grassi S.A. también señala que el ingreso de la mercadería en EE.UU. y las óptimas perspectivas de cosechas en todo el hemisferio norte agregaban presión a este escenario.

 

[Fuente: Grassi]