Al cierre de julio fueron faenadas 1 404 157 cabezas de ganado vacuno, lo que representa un incremento de 34 %, en comparación con el mismo lapso del año anterior, según informe del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa). De acuerdo con estos datos, al inicio de este segundo semestre se mantiene el óptimo ritmo de sacrificios registrado en el primer semestre de este 2021.

 

Los datos acumulativos del Senacsa muestran que en los primeros siete meses de este año fueron faenados 1 404 157 bovinos, lo que representa un aumento de 356 753 animales (34 %), considerando que al cierre del séptimo mes del 2020 fueron sacrificadas 1 047 404 cabezas.

 

En lo que respecta al volumen, se registró una suba interanual de 79 157 toneladas. La cantidad faenada a julio de este año alcanzó 336 306 toneladas, mientras que durante el mismo lapso del 2020 se llegó a 257 149 toneladas.

 

Según datos del servicio veterinario oficial, el nivel de faena de animales ha venido aumentando en los últimos meses. De a acuerdo con el comparativo mensual, en enero fueron abatidos 145 610 animales; en febrero, 182 500; en marzo 230 196; en abril, 201 261; en mayo, 198 754; en junio, 220 836, y en julio, 225 000.

 

El buen nivel de faena de animales del primer semestre fue resultado de la fuerte sequía registrada en el 2020, ya que muchos productores no pudieron terminar en forma sus animales y estos fueron entregados recién en los primeros seis meses de este año.

 

Si bien durante los primeros seis meses del año los números cerraron de manera positiva para el segmento cárnico nacional, con producción, faena y exportaciones récords, en el segundo semestre podría haber escasez de animales, considerando el fuerte ritmo de sacrificios que se registró en estos meses, según habían explicado representantes del sector ganadero y de la industria frigorífica al programa Nación Productiva.

 

En julio se sacrificaron 49 000 novillos, 74 311 toros, 58 198 vacas y 43 491 vaquillas, de acuerdo con el reporte del Senacsa.