El manejo en la desecación por el impacto del cultivo antecesor, el tratamiento de semillas y la aplicación de insecticidas son las estrategias cuya combinación se plantea para controlar mejor la presión de plagas en la etapa de emergencia del cultivo de la soja.

 

En Nación Productiva, espacio periodístico emitido los domingos a las 20:00 en canal PRO, dialogamos con varios profesionales sobre el manejo correcto de las principales plagas que atacan el stand inicial de plantas de soja. Los expertos coincidieron en que una desecación anticipada, la elección de un buen tratamiento de semillas y la aplicación de insecticidas, según la problemática, son las herramientas indicadas para apuntar a una mayor productividad final de este cultivo.

 

La Ing. Agr. Anette Stolle, responsable de Generación de Demanda de Corteva Agriscience, subrayó que el productor debe considerar el tipo de ambiente y el cultivo antecesor a la soja. Mencionó que las estrategias impulsadas por la empresa están relacionadas con la desecación anticipada por lo menos 40 días antes de la siembra, independientemente del cultivo de cobertura elegido antes.

 

Atendiendo que el margen de error es cada vez menor para el cuidado del cultivo, hizo hincapié también en el uso de insecticidas para bajar la población de plagas que se encuentran en etapas avanzadas de crecimiento y al momento de la siembra, recomendó recurrir a un tratamiento de semillas con mayor espectro de control y residualidad. “Gracias a la residualidad podemos estar tranquilos desde la germinación, la emergencia y los primeros días de instalación del cultivo de soja”, añadió Stolle.

 

Según el criterio de la profesional, el productor debe ser estratégico en la planificación en relación al manejo de la soja al inicio de la emergencia. “No puedo dejar todo sobre el tratamiento de semillas, ni en una primera aplicación temprana, porque no voy a tener una capacidad de reacción que consiga disminuir la presión sin causar daños significativos al stand de plantas”, subrayó.

 

Como recomendación la ingeniera destacó que es importante identificar la plaga presente en la parcela, y realizar varios muestreos y monitoreos. Con base en estas informaciones sugirió seleccionar el producto adecuado que actúe sobre la problemática principal.

 

Sobre el impacto del uso de insecticidas, resaltó que ayudan a preservar la fauna benéfica dentro de la parcela y son capaces de evitar la futura presión de chinches, trips, mosca blanca en los demás estadios del cultivo de la soja. En cuanto al tratamiento de semillas, señaló que el mayor avance se tuvo en la selectividad y la seguridad de los productos que son compatibles con inoculantes.

 

Entre las propuestas para el control de plagas iniciales, Corteva Agriscience propone Dermacor, un insecticida a base de clorantraniliprole y una de las diamidas más eficaces para el control de plagas cortadoras. Por su baja solubilidad en agua este producto ofrece una interesante residualidad, además permite al tratamiento de la semilla asegurar el cuidado de las simientes y plántulas tanto de soja como maíz, puntualizó la profesional.

 

Múltiples herramientas. La Ing. Agr. Stella Candiadirectora del Centro de Investigación de Capitán Miranda del Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA), resaltó que los mecanismos para aumentar el espectro de control de plagas al inicio de la emergencia de la soja son la buena desecación, el uso de curasemillas y la combinación de productos biológicos con químicos.

 

Además, destacó el uso herbicidas e insecticidas durante la desecación para eliminar un grupo de plagas que pueda perjudicar finalmente a la soja.

 

Con respecto a las herramientas biológicas, explicó que los hongos entomopatógenos ayudan a la disminución de plagas iniciales de los cultivos, y son especialmente benéficos para el control los escarabajos, según lo expresó.

 

Por su parte, el Ing. Agr. Bryan Wolffagricultor del distrito de Jesús de Tavarangüé (Itapúa), detalló que, si bien aún no ha utilizado los hongos entomopatógenos en la soja por las secas de las dos últimas campañas, “son muy importantes porque tuve casos en los que no me funcionaron bien mis insecticidas para el control de Spodoptera y tuve muy buen control con los hongos”, enfatizó.

 

Finalmente, agregó que estos productos son bastante técnicos, por lo que precisan de un momento y orden correcto de aplicación.