El volumen de exportación de carne bovina tuvo un descenso del 6 % al cierre del primer trimestre del año, en comparación con el mismo periodo de 2018, según el informe del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa). El bajo precio del ganado y la fuerte competencia de los principales mercados de la región (Brasil y Argentina) serían los motivos.

 

De enero a marzo de 2019 se registró un envío de 51 780 toneladas de la proteína roja nacional, que permitió un ingreso de USD 210 millones.

 

Esto implica una disminución tanto en volumen como en valor de 6 % y 11 %, respectivamente, en comparación con el mismo periodo del 2018, ya que el año pasado se exportaron 55 194 toneladas, por USD 236 millones.

 

MERCADOS. Según los datos del Senacsa, Paraguay remitió a Chile 18 673 toneladas de carne bovina, desde el 1 de enero al 31 de marzo del 2019, manteniéndose así como el principal destino de la proteína roja nacional en estos primeros tres meses del año.

 

Le siguen Rusia, 17 794 toneladas; Israel, 6854 toneladas; Taiwán, 2026 toneladas; Brasil, 2024 toneladas, y Vietnam, 1862 toneladas.

 

PRODUCTOS Y SUBPRODUCTOS GANADEROS. En general, de acuerdo con el informe del Senacsa, tanto la exportación de productos y subproductos de origen animal como el ingreso de divisas sufrieron este primer trimestre del año una retracción de 0,6 % y 11,5 %, respectivamente, en comparación con los tres primeros meses de 2018.

 

Es así que entre enero y marzo de este año se exportaron 104 031 toneladas de productos y subproductos ganaderos, por valor de USD 276 millones, mientras que de enero a marzo, pero de 2018, se embarcaron 104 707 toneladas, lo que permitió el ingreso de USD 312 millones.

 

Hasta el 31 de marzo de este año se registró una merma en los envíos de carne bovina, menudencia porcina y carne aviar.

 

Mientras que los rubros que tuvieron incrementos fueron las menudencias vacunas, la carne y el despojo de cerdo, el despojo de aves, así como los subproductos comestibles (lácteos, tripas) y no comestibles (cuero, harina, masticable, sebo bovino fundido, cartílago, etc.) de origen animal, indica el reporte del servicio veterinario oficial.