Investigadores del Instituto de Alimentos Sostenibles de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, descubrieron que la modificación genética del trigo harinero para tener menos estomas es capaz de beneficiar al cultivo utilizando el agua de una manera más eficiente y así sobrevivir mejor a la sequía, publica Chilebio en su página web.

 

Esta investigación se basa en el trabajo elaborado por el Instituto de Alimentos Sostenibles para desarrollar arroz “listo para el clima”, en el que se descubrió que el arroz con menos poros microscópicos, conocidos como estomas, usaba 40 % menos agua que las variedades convencionales y era apto para sobrevivir a la sequía y temperaturas de 40 °C.

 

La mayoría de las plantas de trigo utilizan estomas que regulan el consumo de dióxido de carbono para la fotosíntesis, al igual que la liberación de vapor de agua, por lo tanto, cuando el agua es abundante, la abertura estomática ayuda al trigo a normalizar la temperatura por medio del enfriamiento por evaporación, un proceso parecido a la sudoración.

 

En condiciones de sequía, los cultivos de trigo normalmente cierran sus estomas para reducir la pérdida de agua, pero se ha descubierto que el trigo con menos estomas conserva el agua aún mejor, lo cual permite aprovechar ese líquido para refrescarse.

 

Según la publicación del Journal of Experimental Botany, los científicos cultivaron trigo en condiciones similares a las que se esperan bajo la degradación del clima con niveles mayores de dióxido de carbono y menos agua. En comparación con el trigo convencional las plantas modificadas utilizan menor cantidad de agua y al mismo tiempo mantienen la fotosíntesis y el rendimiento de las plantas.

 

En ese sentido, Julie Gray, profesora de Biología Molecular de Plantas en el Instituto de Alimentos Sostenibles, expresó: “El trigo es un alimento básico para millones de personas en todo el mundo, pero a medida que las sequías extremas se hacen más frecuentes, los agricultores se enfrentan a la perspectiva de una disminución de los rendimientos”.

 

El desarrollo de trigo que utiliza el agua de manera más eficiente nos ayudará a alimentar a nuestra creciente población al mismo tiempo que utilizamos menos recursos naturales, lo que hace que nuestros sistemas alimentarios sean más resistentes frente a la degradación del clima”, concluyó Gray.

 

[Fuente: Chilebio]