La mayoría de los suelos presentan estados deficitarios de humedad en el inicio del desarrollo del cultivo de canola, de acuerdo con el monitoreo realizado por el Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio).

 

Al 4 de agosto, durante el inicio de desarrollo de la canola, se observa en un mayor porcentaje un déficit de humedad en algunos suelos agrícolas del territorio nacional, mientras que otros siguen manteniendo sus reservas de agua, con relación a las necesidades hídricas del cultivo. Estas condiciones estarían asociadas a la distribución de las últimas lluvias y las características físicas de los suelos, aclara el Inbio.

 

Según el monitoreo agrometeorológico del Inbio, el contenido de humedad en los suelos de los departamentos de Itapúa, Caaguazú, Canindeyú, Alto Paraná, Caazapá y Misiones se encuentra entre sequía (0-10 %) y reserva adecuada (50-70 %).

 

De este grupo, Itapúa, Caaguazú, Caazapá y Misiones son las zonas productivas que presentan un mayor estado deficitario de humedad en sus suelos, mientras que los suelos de Alto Paraná siguen manteniendo su reserva de agua, mayormente.

 

[Fuente: Inbio]