Una misión del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile se encuentra en nuestro país para auditar tres plantas frigoríficas que habían sido inhabilitadas este año para exportar carne bovina al mercado chileno.

 

El objetivo de esta auditoría sanitaria es verificar si se corrigieron las deficiencias en infraestructura que habían sustentado, en febrero de este año, la inhabilitación de estos frigoríficos –y otros- para exportar carne a Chile.

 

La inspección inició este martes con la visita al frigorífico Frigomerc (Minerva Foods), mañana los técnicos verificarán la Industria Paraguaya Frigorífica S.A. (Ipsa) y, por último, el jueves 30 de agosto, la planta de Mussa. Los tres establecimientos se encuentran en Asunción.

 

El jefe de la misión del SAG, Dr. Patricio Bustamante, acompañado del Dr. Jaime Santibáñez y autoridades del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) y del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) visitaron ayer Frigomerc.

 

Al respecto, el Dr. Bustamante mencionó que las instalaciones de este frigorífico cumplen con lo que se requiere para obtener de nuevo la certificación, aunque acotó que siempre se pueden ajustar algunos aspectos para estar en óptimas condiciones.

 

Si Frigomerc es nuevamente habilitado para exportar al mercado chileno, estará industrializando 3000 toneladas más de carne bovina.

 

El viernes 31 de agosto será la reunión final de los auditores chilenos con autoridades del Senacssa en el salón auditorio de la institución.

 

Los informes serán analizados en Santiago de Chile, donde se decidirá respecto a la rehabilitación o no de estos frigoríficos.

 

El presidente del Senacsa, Fredis Estigarribia, afirmó que Chile es el mercado que mejor paga por la carne paraguaya; es el segundo mayor comprador de la proteína roja nacional por detrás de Rusia, que este año desplazó al país andino y se ubicó en el primer lugar.

 

icon-camera : Senacsa]