La última rueda de esta semana en la Bolsa de Valores de Chicago cerró con importantes subas para la soja y el maíz, mientras que el trigo se vio afectado por nuevas bajas registradas.

 

El registro de compras técnicas y de oportunidad impulsaron a la soja y maíz a que recorten casi la totalidad de las fuertes bajas obtenidas en la jornada de ayer. El trigo, por su parte, cayó a un mínimo del año.

 

SOJA. La oleaginosa subió un 1,7 % en la última rueda de la semana y alcanzó USD 520 la tonelada para la posición de mayo, recortando casi la totalidad de las bajas de ayer.

 

Tras la liquidación de posiciones y la toma de ganancias efectuada ayer por los fondos de inversión, el mercado volvió a poner su eje en la escasez doméstica de soja estadounidense, con las fábricas procurando no quedarse sin materia prima para responder a los compromisos asumidos, frente a un sector exportador que prácticamente ya agotó el volumen que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estimó se colocaría en exterior durante todo el ciclo comercial 2020/2021, que termina el 31 de agosto.

 

MAÍZ. En el caso del maíz, se registró ganancias del 2 %, pudiendo recuperar parte del terreno cedido el pasado jueves apuntalado por compras técnicas. El contrato de setiembre sumó hoy USD 1,28 y quedó con un valor de USD 192,71 por tonelada, poco más de un 12 % abajo del nivel de la posición mayo, que ajustó en USD 219,58.

 

La fortaleza del mercado exportador estadounidense, y con ella el agotamiento de la oferta interna de maíz, fue el principal fundamento alcista para las cotizaciones. Esto se volvió una tendencia incuestionable hoy luego que el USDA confirmó por cuarta jornada consecutiva una venta de maíz a China. En esta ocasión, el negocio fue por 800 000 toneladas, que completaron un volumen de 3 876 000 toneladas en las cuatro confirmaciones citadas.

 

Según cálculos privados, Estados Unidos acordó negocios con China por aproximadamente 23 millones de toneladas de maíz PARA la campaña 2020/2021. De ocurrir esto, el USDA debería corregir su estimado de importaciones chinas, que en su informe de marzo fue sostenido en 24 millones de toneladas.

 

Las mejoras menos auspiciosas para los contratos coincidentes con la entrada en el circuito comercial de la cosecha 2021/2022 fueron producto de las buenas condiciones climáticas que parece enmarcarán el arranque de las siembras que se dará en las próximas semanas.

 

TRIGO. Por último, el trigo estadounidense completó hoy la tercera rueda negativa consecutiva. La posición de mayo quedó en USD 230,8 por tonelada, mientras que el contrato de julio alcanzó los USD 227,5.

 

El clima volvió a ser el fundamento bajista central para el grano fino, con lluvias benéficas tanto en las Grandes Planicies estadounidenses como en parte de los países productores de la Unión Europea, en Rusia y Ucrania. Estas condiciones meteorológicas, favorables para los trigos de invierno, podrían derivar en cosechas mayores a las previstas hasta pocas semanas atrás.

 

[Fuente: Granar y Agrofy News]