Con el propósito de orientar a los productores sobre la adquisición y el manejo adecuado de fitosanitarios, la Cámara de Fitosanitarios y Fertilizantes (Cafyf) desarrolló capacitaciones teóricas y prácticas durante la segunda jornada de Producción Sostenible de Cultivos de Verano, realizada en la ciudad de Loma Plata, Boquerón.

 

Esta jornada fue organizada el pasado 20 de febrero por los servicios agropecuarios de las cooperativas Chortitzer y Neuland, tuvo la asistencia técnica de la Cooperativa Fernheim y la coordinación estuvo a cargo de Pioneros del Chaco S.A.

 

Luis Bonetto, organizador, destacó que esta segunda jornada se enfocó en los cuidados fitosanitarios y en el monitoreo de los cultivos, para lo cual contaron con el apoyo de Cafyf.

 

Manifestó que el cuidado de los cultivos, las personas y el medio ambiente es fundamental y para ello el uso y manejo seguro de los fitosanitarios es necesario. “Es una necesidad imprescindible contar con toda la información, desde la adquisición, el transporte, el almacenamiento, la forma de aplicación y, posteriormente, la disposición correcta de los envases vacíos”, acotó Bonetto.

 

El Ing. Agr. Miguel Colmán, coordinador de Programas de Cafyf, en tanto, mencionó durante su disertación que antes de la adquisición de los defensivos agrícolas es importante contar con la indicación de un agrónomo o especialista. El siguiente paso es revisar el envase, la etiqueta y no aceptar recipientes en mal estado.

 

Así también, Colmán explicó la importancia de utilizar diferentes mecanismos de acción de los productos para evitar la resistencia de las plagas, enfermedades y preservar las moléculas por más tiempo, ya que estas son las herramientas disponibles para el control de los males de los cultivos.

 

Los principales puntos a considerar en este proceso son: el transporte, almacenamiento, las etiquetas y la calibración de equipos.

 

En cuanto a transporte, se recomienda trasladar adecuadamente los productos una vez adquiridos. Asimismo, deben ser llevados fuera de la cabina del vehículo, separados de las personas y de los animales, y tampoco deben ser transportados junto a los alimentos, granos ni forrajes.

 

Por otra parte, los productos deben ser almacenados en sus envases originales, en un lugar cerrado, seguro (bajo llave), fresco y bien ventilado. Además, es necesario mantenerlos fuera del alcance de niños y deben estar acumulados de forma separada de los alimentos, forrajes y semillas.

 

Otro de los puntos a tener en cuenta son las etiquetas. Antes de utilizar los defensivos es fundamental leerlas detenidamente y seguir las instrucciones. Los productos solo deben ser manipulados por personas mayores de edad, que sepan leer, escribir y se encuentren debidamente capacitadas.

 

Antes de realizar las pulverizaciones se recomienda calibrar los equipos y para ello se deben poner los picos adecuados para cada tipo de defensivo, además de verificar los caños y las uniones para evitar pérdidas. Una vez que el equipo esté listo se prepara producto a aplicar.

 

Colmán, además, mencionó que este proceso debe ser realizado por el operador, quien debe contar con un equipo de protección individual para preservar su salud. Según las recomendaciones de la etiqueta, se mezcla el producto y luego se realiza la aplicación con el equipo correspondiente.

 

Posterior a la aplicación del producto es necesario respetar los periodos de reingreso y carencia, que son pasos de seguridad.

 

El periodo de reingreso es el tiempo que transcurre de una aplicación para que el productor pueda entrar a verificar si hizo efecto o no el producto, sin necesidad de contar con un equipo de protección.

 

Mientras que el periodo de carencia está ligado directamente a los Límites Máximos de Residuos (LMR). Es el tiempo que debe transcurrir para poder cosechar de forma segura e inocua el cultivo sin que esté contaminado con alguna molécula.

 

Además, es muy importante tomar las medidas correspondientes de higiene personal y de los envases. Una vez que los envases quedaron vacíos se debe realizar el triple lavado, lavado a presión y perforado.

 

Otro punto encarado durante la charla fue el uso seguro de productos fitosanitarios en pasturas.

 

En la oportunidad, también se desarrolló una demostración de los diferentes tipos de equipo de protección individual, los pasos para realizar el lavado a presión y la inutilización de los envases para evitar que se adultere el contenido y se los reutilice inadecuadamente.

 

[Fuente: Cafyf]