Considerando las incertidumbres respecto a la sostenibilidad en la producción mundial de alimentos señaladas por la FAO, Paraguay se destaca por su importante avance en la inserción de biotecnologías y programas de mejoramiento genético que lo ayudan a obtener una producción agrícola más eficiente.

 

La FAO, a través de su informe “El futuro de la alimentación y la agricultura: Vías alternativas hacia el 2050”, describe las incertidumbres de la sostenibilidad en la producción de alimentos que se centran en el crecimiento de la población, las elecciones sobre la ingesta nutritiva, los avances tecnológicos, la distribución de ingresos, el estado de los recursos naturales, el cambio climático, entre otros factores.

 

El informe destaca que para que la producción de alimentos y la agricultura sean más sostenibles es necesario que las sociedades renueven los activos que utilizan para producir bienes y servicios, o las reservas de capital, buscar nuevas soluciones, y aplicar tecnologías innovadoras, enmarcadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con la finalidad de que la sostenibilidad ambiental y la seguridad alimentaria vayan de la mano.

 

En la actualidad, el uso de cultivos transgénicos permite abordar los desafíos identificados por la FAO. En ese sentido, de acuerdo con el Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio), Paraguay viene mostrando un avance en la adopción de cultivos biotecnológicos como una herramienta más para mejorar la sostenibilidad de la agricultura, acompañada de la búsqueda constante de tecnología para el manejo de los cultivos.

 

El Inbio resalta que las incertidumbres de sostenibilidad en la producción de alimentos son atenuadas con la biotecnología en Paraguay, pues el sector agrícola nacional se encuentra en la búsqueda de una agricultura más sustentable, ya que bajo la consigna de producir más en la misma área utiliza cultivos biotecnológicos, aplica buenas prácticas agrícolas como la rotación de cultivos, la permanente cobertura del suelo, el uso de abonos verdes y el manejo integrado de plagas, etc.

 

De acuerdo con el último informe del PG Economics Ltd., la adopción de la biotecnología en la agricultura está permitiendo un mejor aprovechamiento del área cultivada, lo que imprime sustentabilidad integral en el proceso productivo.

 

En el caso de Paraguay, según el informe del Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA, por sus siglas en inglés), en el 2019 se sembraron 4.1 millones de hectáreas de cultivos biotecnológicos, entre ellos soja, maíz y algodón, lo que lo ubicó en la sexta posición dentro del ranking mundial de países que apuestan por el uso de biotecnología.

 

A nivel local, se cuenta con el programa de agricultura sustentable con biotecnología del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio), por medio del cual la institución se encarga de trabajar con productores seleccionados en puntos estratégicos del país, a quienes con la metodología “aprender haciendo” se les acompaña en la adopción de las buenas prácticas agrícolas, a través de la utilización de cultivos biotecnológicos y la aplicación del sistema de rotación de cultivos con abonos verdes.

 

[Fuente: Inbio]