El área de siembra de maíz zafriña proyectada cambia relativamente desde la última encuesta realizada a nivel de campo, ya que se observan mayores superficies de este cultivo y con ello se estiman 570 000 hectáreas ocupadas en esta temporada que se inicia, según el informe de la Consultora DasAgro.

 

Esther Storch, líder de DasAgro, explicó que la siembra llegó al 80 % del área estimada a finales de febrero, lo que equivale a cerca de 460 000 hectáreas. Inicialmente, se estima el cierre de siembra a mediados de marzo, pero con las constantes lluvias, algunos productores no están pudiendo hacerlo.

 

Comentó, asimismo, que en el Chaco Central, luego de las últimas lluvias, también se debe dar continuidad a los planes de siembra de maíz, que a más tardar deben estar culminados entre el 15 y 20 de marzo.

 

Los campos que ya fueron sembrados más temprano en enero tuvieron un avance en su desarrollo luego de las buenas lluvias de febrero.

 

Agregó que se observa un intenso trabajo en el campo en cuanto a control de plagas que afectan a las hojas, orugas por sobre todo. Igualmente, destacó que las condiciones de los cultivos son, en general, bastante buenas. Se estima que alrededor del 29 % de ellos se encuentra en la fase de germinación; el 70 %, en crecimiento vegetativo, y el 1 %, en fase de floración.

 

Zafra normal

Para complementar, mencionó que el maíz de zafra o verano concluyó la cosecha. El total del área cosechada fue mayor, con alrededor de 30 000 hectáreas y cerca de 200 000 toneladas de producción que se sumaron a la comercialización junto con los stocks de la zafriña 2018.

 

En algunos casos, las siembras no fueron con materiales tecnificados, pues se apuntó más bien a la producción de ensilaje, pero debido a factores climáticos (sequía en diciembre) y mayor oferta de triguillo y burlanda de maíz, la opción de cosechar los granos y comercializarlos resultó favorable en un momento donde un ingreso mayor hace mucha diferencia en el flujo de caja del productor.

 

La suba local de los precios debido a la demanda externa, principalmente de Brasil, colaboró con esta decisión.