El potencial agrícola del suelo chaqueño tuvo un contratiempo importante en esta campaña, debido a la sequía que castigó duramente las parcelas de soja, maíz, sésamo, sorgo y otros cultivos, comentó el Ing. Agr. Uwe Huther, asesor técnico del Servicio Agropecuario de la Cooperativa Neuland.

 

Expresó que todo el ciclo del cultivo recibió buena lluvia a mediados de enero, con lo cual se inició la siembra, pero, posteriormente, solo se registraron pequeños aguaceros que no favorecieron el desarrollo de los cultivos.

 

En el caso de la soja, el cultivo que está teniendo mayor promoción en el Chaco, las áreas que ya fueron cosechadas apenas alcanzaron 500 kg por hectárea. Con este rendimiento, si bien en el Chaco los costos de producción son inferiores a la región Oriental, no compensan para cubrir el punto de equilibrio; es decir, para pagar por lo menos la inversión realizada. En otros casos, directamente los productores sembraron una planta de servicio o cobertura, porque no obtuvieron condiciones de cosecha.

 

Asimismo, el maíz fue afectado bastante y los rindes estarán muy por debajo de lo esperado.

 

Entre todos, el rubro que mínimamente tuvo parcelas con 400 kg por hectárea de promedio fue el sésamo.

 

En total, entre todos los rubros agrícolas en las áreas de acción de la Cooperativa Neuland, hubo 13 000 hectáreas cubiertas.