En el último informe del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) de vacunación contra la fiebre aftosa y la brucelosis bovina se destaca no solo el crecimiento vegetativo del rodeo nacional, sino también una retención de vientres durante el último año. Estas cifras podrían representar una importante decisión del productor de apostar a la fábrica de terneros que redundaría en el crecimiento futuro del hato ganadero nacional.

 

El informe resalta que la cantidad de hembras inmunizadas contra la brucelosis, una enfermedad reproductiva, aumentó 60 817 cabezas, lo que representa un incremento interanual de 6,3 %.

 

El primer periodo de vacunación contra la brucelosis bovina del 2020 registra una cantidad de 956 166 cabezas inmunizadas, mientras que en el 2019, en el mismo periodo, el rodeo de hembras vacunadas fue de 895 349 cabezas.

 

La expansión del rodeo nacional en el primer periodo de vacunación contra la fiebre aftosa y la brucelosis bovina de este año fue de 1,2 %, pues pasó de 13 801 993 cabezas inmunizadas durante el mismo lapso del 2019, a las 13 972 516 cabezas reportadas en este 2020.

 

Paraguay en los últimos años tuvo un estancamiento del crecimiento de su stock ganadero a causa de fenómenos climáticos importantes como inundaciones y sequías en las regiones de cría, que impactaron negativamente en el desarrollo de las preñeces y nacimientos de teneros.